LONDRES: Viaja, Vive, Escucha (Parte 1)

Sueño Cumplido: Londres (Parte 1)

Nuestro verano europeo 2018 fue horrible, como te contamos aquí. Aun nos quedan secuelas de lo vivido. Hoy te voy a contar sobre la chispa de luz que tuvimos entre tanta oscuridad: LONDRES. Si estás buscando una guía de 4 días, aquí no la encontraras, pero si te contaremos algunos tips que te pueden ayudar.

El viaje lo realizamos en Agosto, pero su preparación comenzó desde Mayo. Londres siempre había sido un sueño tanto para Ari, como para mí, pues es el punto de confluencia de todos nuestros gustos en común. Música, literatura, gastronomía y cultura.

La Previa

Como te decía, en Mayo compramos los pasajes, motivadas por nuestra amiga que vive con su marido allí y quienes nos recibieron con los brazos abiertos, ricas comidas y la mejor compañía. En junio y faltando dos meses para el viaje, compramos los tours que más nos llamaban la atención.

Londres con amigos

Es así como ya para principios de Julio (y justo antes de que comenzara la pesadilla), teníamos lo que más nos interesaba por ver, pagado y pseudo organizado. Habíamos comprado el tour a los estudios Universal para ver todo lo que nos interesaba de Harry Potter y un tour del rock, donde pasearíamos por la ciudad en una van, que nos contaría sobre todo lo que nos interesaba saber de la música que marca nuestro día a día (¿ya haz escuchado nuestras listas en Spotify? Hemos creado la lista del viaje para que la sigas y la disfrutes, tiene más de 30 Hrs de música y cada vez la renovamos más y más).


Cuando por fin llegó la fecha del viaje, ya no aguantábamos más la emoción de poder abandonar la pesadilla que estábamos viviendo, aunque fuese por solo cuatro días.

Habíamos juntado el monto de 450 Euros, por lo tanto en nuestra cabeza teníamos pensado gastar unos 100 euros diarios (quizás menos, para así meterlos en la ucha y usar lo que quedase para un siguiente viaje), pues teníamos alojamiento y ya los tours pagados. Aún así, sin darnos mala vida, pero ajustándonos bastante durante el viaje, nos pasamos 250 euros más de lo que habíamos llevado para gastar, por lo tanto corroboramos la información: Londres es caro, muy caro.

Comienza la Aventura

Nuestra aventura comenzó desde que tomamos el metro para llegar al Aeropuerto de Barajas (Madrid).

Con Ari, siempre escogemos los primeros vuelos de la mañana, para aprovechar bien desde el día uno… por eso mismo, es que solemos tomarnos el último metro que sale en Madrid (01:30 am de los extremos de cada línea) para esperar en el aeropuerto hasta la hora de embarque (así nos ahorramos los euros del taxi o bus de acercamiento al aeropuerto).

Al llegar al aeropuerto de Stansted en un vuelo de Ryanair, tomamos un bus de acercamiento, hasta donde vivía nuestra amiga (Londres tiene 6 aeropuertos [inserta aquí la carita de susto de whatsapp]). Todo llamaba nuestra atención, desde la conducción por el lado contrario, hasta lo verde del paisaje. Las casas de ladrillo nos recordaban tantas películas y series, y es que nos encanta sentirnos dentro de la pantalla cuando estamos de viaje. Algo similar nos paso en Praga ( ¿recuerdas esa noche mágica que te contamos?).

Día 1: Conociendo lo icónico de Londres

Desayunamos rápidamente en casa de nuestros amigos y nos fuimos a patear los caminos de Londres. Para eso, tuvimos que comprar la tarjeta de transporte público, de las cuales hay dos tipos: La Oyster y la Travel Card.

Nosotras compramos dos tarjetas Oyster, porque funciona con sistema de prepago. Cada Oyster sale 5 libras, es decir casi 6 euros y a eso debes agregarle dinero, cuando te vas de Londres, puedes devolver las Oysters y te devuelven el dinero que pagaste por ellas, pero OJO, hazlo ANTES de llegar al Aeropuerto y te digo esto, porque antes podías devolver las tarjetas allí, ahora no se puede y nosotras perdimos 12 euros más lo que nos quedaba en la tarjeta por no averiguar bien esta situación. La Travelcard conviene cuando estarás mucho más tiempo en Londres y usarás mucho el sistema público.

Amor eternos a los buses rojos

El metro es sumamente caro, y a nuestro gusto, bastante malo, pero es parte de lo que debes hacer en Londres cuando vas (por lo menos móntate una a vez para que lo conozcas).

Nosotras quedamos enamoradas de los buses rojos clásicos. Eran muy cómodos y te permiten ver la ciudad de otra forma. En vez de tomar un bus turístico, nos montamos en varios buses diferentes ayudadas de citymapper (nuestra app favorita cuando estamos de viaje o en el día a día).

Bueno, tomamos el metro con nuestros amigos y fuimos a pasear por las zonas circundantes al London Bridge, aquí te dejo el resumen de nuestro paseo y viaje, que dejamos guardadas en las historias destacadas de instagram:

https://www.instagram.com/stories/highlights/17930223190197030/

Dentro de las cosas que vimos ese primer día, hicimos lo más clásico: Fuimos a ver el London Eye, la Torre de Londres, Palacio de Westminster, el Big Ben (con la mala suerte de que lo estaban reparando) y la Abadía de Westminster. A demás comimos en un mercado de la zona el famoso Fish and Ships (cada plato nos costo 7 libras) y entramos al museo de arte contemporáneo.

Todo lo anterior está ubicado junto al Támesis que en sus alrededores a demás de tener tooodos estos monumentos, se encuentra su famoso museo de arte contemporáneo y muchos lugares con mucha onda para sentarse a comer o beber algo, viviendo toda la vida londinense.

Caminando al London Bridge
London Eye
Big Ben
Como puedes ver... todo en arreglo 🙁
London Bridge

Nuestro primer día termino relativamente temprano, pues todo el viaje nos había mantenido más de 24 horas despiertas y el cuerpo no nos daba para seguir.

Día 2:

En nuestro segundo día, salimos con más calma y tomamos un bus rojo (transporte público), lo cual nos permitió ver mucho más de Londres. Nuestro destino era el Palacio Buckinham. Nos equivocamos de parada y nos bajamos una después de la que debíamos, cosa que no estuvo mal, pues nos permitió conocer una hermosa iglesia anglicana que nos recibió con la misa de las 12 (nunca antes habíamos estado en una iglesia anglicana, que por lo demás, nos pareció preciosa) y aprovechamos de sacarnos una foto con un Big Ben miniatura.

Caminamos por pequeñas calles, todas muy lindas, bien mantenidas y super “británicas”, hasta llegar al palacio de Buckingham. Teníamos todas las intensiones de tomar el te con la Reina, pero nos dijeron que no estaba… Naaaa, entrar al palacio es muy muy caro, te dejo aquí los precios:

Buckingham Palace y Salones de Estado:
Adultos: £24.
Estudiantes y mayores de 60 años: £22.
Menores de 17 años: £13.50.
Menores de 5 años: entrada gratuita.
Buckingham Palace, Salones de Estado, Cocheras Reales y Galería de la Reina:
Adultos: £42.30.
Estudiantes y mayores de 60 años: £38.50.
Menores de 17 años: £23.30.
Menores de 5 años: entrada gratuita.

Nos fuimos a ver la entrada del palacio y para ser bien sincera, no me sorprendió mucho, ya que al vivir en Madrid, he visto muchísimas veces el palacio de mi ciudad y estos dos palacios (el Buckingham y el de Madrid) comparten el mismo arquitecto, y el Buckingham es pequeño en comparación a su hermano. Además, estaba lleno de turistas, así que hasta sacarnos fotos fue difícil. No vimos el cambio de guardia, porque no logramos hacer coincidir los días y los horarios.

Buckingham Palace y Ari
Little Big Ben
Buckingham y Nosotras
Intento 5000 de foto frente a Buckingham
Paseando por los parques de Londres
Parque Frente al Buckingham Palace
Iglesia Anglicana
Una sorpresa muy grata de nuestra equivocación por Londres

Continuamos en Ruta:

Nos tomamos nuestro tiempo para asimilar lo que estábamos viendo y luego fuimos a caminar por los parques que rodean el palacio, tan lindos y grandes que te dejan sin aliento. Mientras zigzagueábamos por los parques, caminamos hasta la Plaza Trafalgar, sumamente icónica para los londinenses y los turistas. Allí encuentras la estatua del almirante Nelson (un héroe británico) que se encuentra sobre una columna de granito muy alta, rodeada de cuatro leones. Todo construido en bronce a partir de la fundición de cañones pertenecientes a la flota francesa. Existen otras estatuas en esta plaza, entre ellas una de George Washington , quien curiosamente juró no volver a poner un pie en Gran Bretaña.

En Trafalgar Square
Detrás se encuentra la galería de Londres
Trafalgar Square
En esta plaza hay mucho arte callejero y shows en vivo.
Una Clásica

En el ala norte de la plaza Trafalgar se encuentra la Galería Nacional de Arte, muy imponente. La entrada es gratuita. Nosotras no entramos, porque no somos tan fanáticas del arte, para que te voy a mentir… en cuatro días, teníamos que hacer muuuuchas cosas.

Luego caminamos hasta la estación de trenes más cercana, ya que al día siguiente teníamos el tour a los estudios Warner, para ver los sets donde se grabaron las películas de Harry Potter. Camino a esto, aprovechamos de tomarnos la tradicional foto en las cabinas telefónicas , características de la ciudad. Y una vez comprado los pasajes, decidimos montarnos en los buses rojos, en dirección a Candem Town.

Candem Town: La locura de Londres

Camden Town es un barrio alternativo de Londres, que posee una gran variedad de tiendas y artistas de todos los tipos y gustos. Ya el mero hecho de caminar por sus calles es muy divertido y llamativo, pues las tiendas están peculiarmente decoradas (por ejemplo, si la tienda es de zapatillas, tenían una gran zapatilla de letrero).

En Candem existe un mercado que combina muchos tipos de productos y comidas. En este mercado encontraras una estatua de tamaño natural de Amy Winehouse.

Muy cerca de este mercado, existe una tienda muy particular llamada Cyberdog, que mezcla cosas muy estrafalarias, ya el entrar es un panorama por si solo, pues dentro encontraras Dj’s tocando en vivo techno a cualquier hora del día, gogo dancers, juegos de luces láser, una infinidad de productos y ropa totalmente diferente e incluso en su subterráneo, escondido al final, un sex shop (insisto, en nuestras historias destacadas de instagram, en la etiqueta Londres, podrás ver todo nuestro recorrido y Cyberdog está incluido).

Picadilly Circus

El día comenzaba a acabarse, así que decidimos ir a pasear a Picadilly Circus, pero antes de eso fuimos a investigar un bar de tres pisos al estilo Irlandés. Su interior era completo de madera con decoraciones celtas que sin duda te transportaban a otro tiempo y otro lugar, no te sentías en una ciudad tan impresionante como lo es Londres actual.

Ya en Picadilly Circus, vimos los deslumbrantes carteles luminosos y un reloj que cada ciertos minutos, se transformaba en una fiesta llena de peculiares participantes. Además en esta zona puedes encontrar teatros, bares, cines, restoranes y tiendas famosas como lo son la tienda de M&M y LEGO. Como fuimos relativamente tarde, estas tiendas ya estaban cerradas, pero obviamente nuestra intensión era regresar.

Para finalizar el día, decidimos ir al China Town para ver su decoración y pensar si comíamos algo allí. Este barrio es prácticamente de restoranes. Como ibamos en plan ahorrador, porque ya habíamos descubierto que nuestro presupuesto de 100 euros diarios quedaba corto, decidimos regresar a compartir con nuestros amigos una rica pizza a su hogar y DORMIR (cuando viajas por cuatro días, tienes que escoger que hacer. nos falto la vida nocturna, pero mejor! porque a Londres de seguro regresamos).

Por ahora finalizamos la primera parte de nuestro viaje. La segunda parte contendrá los dos tours que tomamos y más!

Si te gustó o encontraste útil esta información por favor COMPARTELA en tus redes sociales con los ícono que ves aquí abajo , si te gusto dale a ME GUSTA.

Yaelcilla

Comentarios de Facebook

comments

Deja un comentario

5 Compartir
Twittear
Pin
Compartir5
+1
A %d blogueros les gusta esto: